El desafío
Foto Ojanguren.
Fondo Ojanguren

EL DESAFÍO

El 24 de marzo de 1945 ocurrió algo extraordinario para la pelota a mano: nació el 4 y ½.

¿Cómo fue? ¿A quien se le ocurrió poner el límite del peloteo en esta medida tan excéntrica? ¿Por qué no el cuatro? ¿O el cinco? ¿De dónde salieron las reglas del 4 y ½?

Sencillo, de un desafío y el primer partido fue en Bergara.

CUESTIÓN DE MEDIO CUADRO

El desafío se organizó desde la prensa, muy típico entonces. Recordemos que en las casas no había teléfono y que los acontecimientos deportivos se sabían y seguían por la prensa o la radio. Y así fue.

Un seguidor del pelotari mondragonés Bolinaga, a través del periódico La Voz de España, retó a Atano III  a jugar dentro del 4 y ½ con saque del 4. Atano aceptó el desafío pero pidió medio cuadro más para el peloteo y el saque desde el 3 y ½. El acuerdo fue inmediato: ambos pelotaris cedieron medio cuadro, Bolinaga en el saque y Atano en el campo de juego. Las reglas quedaron así: el juego dentro del 4 y ½, el saque del 3 y ½, falta en el 3 y pasa en el 5.


EL PRIMER CAMPEÓN FUE UN ZAGUERO

El primer partido del 4 y ½ fue en el frontón municipal de Bergara el 24 de marzo de 1945. Bolinaga jugó contra Atano III. Perdió por poco, 22-21. Una semana después, Bolinaga se enfrentó a Gallastegui con las mismas reglas de juego en el frontón Astelena de Eibar. Perdió de nuevo. Los vencedores, Atano y Gallastegui, se enfrentaron el 21 de abril de 1945 en el frontón Beotibar de Tolosa.

La gente fue al partido como si se tratara de una final. Los aficionados querían ver al joven zaguero de Eibar frente al gran campeón y artista de los cuadros delanteros, Atano III.

Ganó Gallastegui por 22-11. Y llegó a ir 21-4. Dicen que Miguel jugó el partido de su vida; tenía entonces 27 años y Atano 41.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *