La lana de Nueva Zelanda
Talleres Punpa. Foto: Edu Vidarte
Talleres Punpa. Foto: Edu Vidarte

La lana de Nueva Zelanda

 La lana es uno de los elementos con los que se confecciona la pelota. La lana, al igual que el látex y el cuero, influye en la calidad, sonoridad y consistencia de la pelota.

Foto Edu Vidarte
Foto Edu Vidarte

Antaño, la lana procedía de Castilla, de la oveja merina. La escasez de cría de ganado en España y la desaparición del textil ha obligado a los fabricantes a buscar la lana y el hilo fuera.

Los proveedores no podían garantizarnos partidas de la misma calidad. Comprar lana hoy día es incluso muy difícil porque China acapara actualmente la adquisición de materia prima. Los ingleses, que habían importado lana de Castilla durante muchos años, sabían que la buena lana, la que abriga, era la merina. Se dedicaron a mezclar diferentes lanas buscando un resultado similar a aquella y buscaron lugares favorables para la cría de esa clase de ovejas – Nueva Zelanda, Australia. En esos países han desarrollado un tipo de lana que a nosotros nos interesa mucho. Es diferente a la utilizada para confeccionar un jersey pero idónea para la pelota. La importamos de Nueva Zelanda, señala Ander Ugarte, el fabricante.

 Una vez hecho el núcleo de la pelota, se cubre de lana hasta obtener el volumen deseado. Para evitar que la lana se dilate, se cubre con una capa fina de algodón y, sobre él, un hilvanado de hilo para mantener el núcleo de la pelota, la lana y el algodón, juntos y que el diámetro no sufra alteraciones.

En los fibrómetros actuales y en los barómetros se pone como base un pelo de caballo porque cualquier cambio atmosférico o de humedad tiene una influencia enorme sobre ese pelo, lo altera. Lo mismo ocurre con la lana de la pelota. La función del hilvanado es que el diámetro de la pelota no varíe.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *