Frontón Astelena 1904-2004, la textualización de un espacio vivido
Mitin J.A. Agirre. Foto Ojanguren. Museo Nacionalismo Vasco
Mitin J.A. Agirre. Foto Ojanguren. Museo Nacionalismo Vasco

 

Frontón Astelena 1904-2004, la textualización de un espacio vivido.

Cristina Ortiz Ceberio, Jefa del Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad de Wisconsin-Green Bay,  con este sugerente título, publicó un ensayo en Estudios culturales y medios de comunicación (Publicaciones Deusto). Reproduzco una síntesis de su interesante y generosa interpretación del texto que sirvió de memoria-homenaje de cien años de historia de un frontón, el Astelena.

 Frontón Astelena 1904-2004 es un libro producido como parte de los actos conmemorativos de un enclave en la localidad guipuzcoana de Eibar. La intencionalidad originaria por tanto es presentar el testimonio de un siglo de vida de este espacio. Para ello, el texto mezcla la documentación fotográfica sobre el frontón y los diferentes cambios arquitectónicos que éste ha sufrido durante un siglo de existencia mediante instantáneas de eventos clave que han tenido lugar en el mismo. La inclusión de narración breve y diferentes comentarios a cargo de escritores, artistas, empresarios, deportistas, profesores, cocineros o jugadores de la sociedad vasca, que aportan su visión personal sobre la importancia de dicho espacio, contribuye a crear una composición textual de intención polífona.

Lo que resulta más interesante es que en Frontón Astelena 1904-2004 acaba reflejándose textualmente un espacio temporalizado o, como el título de este trabajo indica, vivido, pero vivido de una forma plural. A través de este proceso se abandona la representación estática de un lugar a favor de la representación estética de un espacio.

La memoria de un espacio vivido, necesariamente, rompe con alguna de las expectativas de un trabajo meramente historiográfico y nos propone una lectura, al menos, en dos registros: por una parte, reclama el reconocimiento de un lugar y su importancia colectiva para la comunidad; y por otra, plantea la representación de este espacio alejado de una funcionalidad única (el juego de pelota) para mostrarlo como un espacio social, expuesto a la contingencia histórica, a la reformulación constante que le exige el devenir y el construirse como espacio de todos.

El protagonista de este texto, el frontón, es un lugar popularmente conocido en el País Vasco como la catedral del juego de pelota a mano. El punto organizativo de la narración muestra este espacio atravesado por la temporalidad y refleja lo que el escultor vasco Ricardo Ugarte define como lugar en el que habita el ritmo, el movimiento, el sonido, los aromas, la luz cromada por un punto que recorre este espacio trazando geometrías interiores, dinámicas y sonoras.

 Frontón Astelena 1904-2004, a través de una cuidada selección de material fotográfico, utiliza la mirada como el elemento que permite simultáneamente recrear y dilatar el espacio retratado. Un ejemplo de ello es la utilización de una misma imagen para la portada y la contraportada del libro. Esta imagen sitúa al lector- expectador en el centro de la escena, como uno más entre el público que asiste a uno de los partidos que se jugaron en el frontón, y enfatiza el sentido último del texto, que es el dado por el ojo que observa, por la personalización que se haga de la representación de ese espacio. Fotografías, planos, posters, anuncios, viñetas de cómic, o comentarios sirven para conjugar esta representación plural.

Representación que se enriquece a través de la técnica del montaje textual, que mezcla diversas voces y diferentes registros. Se simultanean textos escritos en euskera y en castellano que, alternándose sin traducción, establecen múltiples mensajes comunicativos, en función del conocimiento, o reconocimiento, que pueda establecer el lector-expectador con el texto al que se enfrenta. La inclusión de material histórico junto al deportivo obliga al establecimiento del diálogo entre imágenes y discursos, un diálogo que cuestiona los límites de lo ideológico y lo resitúa en una mirada más amplia y desestabilizadora.

Frontón Astelena 1904-2004 se presenta pues como una aportación que supera la intencionalidad de historiar un espacio concreto y convierte ese espacio en un lugar de reflexión sobre las múltiples encrucijadas temporales y sociales que lo atraviesan y lo conforman. De esta manera, se convierte en una representación de la vida colectiva y participativa, vinculada a una sociedad compleja no coincidente con una conceptualización autárquica, constrictiva o exclusivista.
                                                                                                                                                                                                                                        Cristina Ortiz Ceberio

Uztapide. Foto: Plazaola

2 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *