El 4 y Medio moderno
Titín, defensa de suelo. Foto: Edu Vidarte
Titín, defensa de suelo. Foto: Edu Vidarte

El 4 y Medio moderno

 La gran aportación de Titín III al 4 y ½ fue el juego de aire, la ocupación del centro de la kantxa; fue también la alegría, el ritmo, la defensa de suelo, el ataque continuo.

Los pelotaris que luego vinieron – Berasaluce II, Gonzalez, Bengoetxea, Altuna… – integraron esta manera suya de entender la modalidad: coger el “sitio”, apropiarse de él y desde ahí dominar. El sitio es el medio, entre el 2 y ½ y el 3, en el centro de la kantxa. El que coge el sitio, domina. Desde ahí, el frontón parece más pequeño y se puede entrar de aire, jugar a bote…, se pueden hacer prácticamente todas las jugadas. Y el que domina, como decía Akarregi, gana el partido.

El 4 y ½ moderno es el del paso adelante, el de buscar la pelota, su vuelo, que no bote. Un estilo de juego intuitivo, rápido, que busca mover al contrario de adelante atrás, de izquierda a derecha.

A menudo se dice que esta modalidad iguala a los pelotaris pero hay un dato y es que a cualquier final del 4 y ½ llegan sólo los tres o cuatro mejores pelotaris. Y no es por casualidad. Cualquier pelotari puede estar en racha, haber entrenado adecuadamente, ganar partidos porque es hábil pero no llega a la final y difícilmente a semifinales; por algo será.

Iguale o no, lo cierto es que el 4 y ½ es una modalidad muy exigente porque la pelota está siempre encima, el ritmo es acelerado de principio a fin del partido y hay que ajustar mucho la jugada para rematar el tanto porque el rival está cerca del frontis y parece que llega a todo.

Foto Edu Vidarte
Berasaluce II y Bengoetxea VI. Foto Edu Vidarte

Foto Edu Vidarte
Xala y Barriola. Foto Edu Vidarte

2 Comments to “El 4 y Medio moderno”

  1. Patxi

    Me encanta lo publicado en el blog. Eso, antes que nada y principalmente.
    Pero tengo una cuestión, una duda.
    Por mi parte, concluyo que los artículos nos dicen que el 4t’erdia se decide por rapidez y cintura, y por dominio del resto o ataque sin bote.
    La txapela actual, de Joseba Ezkurdia, dudo que se deba a esas características.
    Aprecio que Joseba tenga una txapela, pero dudo de que su cintura sea la mejor del frontón. Su resto y ataque de aire me gustan, ¡cómo no!, pero tampoco diría que suponen una característica que diferencie tanto a Joseba frente a
    otros.
    A mí, desde mi humilde opinión de gusto por la pelota, creo que sí destaca en la velocidad que imprime a las pelotas, si busco algo diferencial entre txapelas como la del propio Joseba, Jokin Altuna o Barriola.
    O sea, tanto en ataque como defensa, tengo la impresión de que la txapela de Joseba se debe a la velocidad de sus pelotas, no a su cintura, como de algún artículo de su apreciado blog podría desprenderse.
    Quisiera una reflexión acerca de esta mía, si fuera posible.
    Eskerrik asko por todo lo que aquí veo publicado.
    Por cierto, ¿alguien podría decirme fecha y lugar de nacimiento de Beristain?
    Muchas gracias por todo.

    Reply
    1. Hola Patxi, gracias por tu comentario y contenta de que te guste lo publicado en el blog. Anima a seguir escribiendo.
      En cuanto a tus dudas sobre lo publicado del 4 y 1/2, no reconozco en ninguno de mis post sobre esta modalidad nada que se refiera específicamente a la cintura. En mi opinión, ha habido una evolución importante entre el juego clásico (a bote) de los años 80-90, el juego moderno (de ataque, iniciado especialmente por Titín) y el juego total que combina el clásico y el moderno, cuyo jugador representativo podría ser Irujo.
      Estoy de acuerdo contigo en que las txapelas de Joseba Ezkurdia se deben, sobre todo, a la velocidad que imprime al juego. Y también a su juego de ataque y su gran defensa.
      Gracias de nuevo y saludos

      Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *