Cien años de tradición en la elaboración
Foto: Edu Vidarte
Foto: Edu Vidarte

 

Cien años de tradición en la elaboración

 

Tenía ganas de conocer Punpa, un taller en el que se confecciona todo lo necesario para el juego en un frontón: pelotas, cestas, guantes, palas…

Quería ver concretamente cómo se hace una pelota para jugar a mano.

¿Ha variado, como dicen, el diámetro, el peso, la elaboración? Según el fabricante, Ander Ugarte, no. El diámetro y el peso son los mismos y el sistema de elaboración el tradicional, como las hacía León Mendiara en 1900, el primero en mi línea de fabricantes. El diámetro de una pelota es de 62’30 cm y el peso entre 104 y 105 gramos, aunque el reglamento permite una oscilación entre 102 y 107.

Los ingredientes también son los mismos: látex, lana y cuero; látex de Filipinas, lana de Nueva Zelanda y cuero de Pakistán.

Lo que ha variado es la precisión. La confección sigue siendo artesanal pero Punpa ha incorporado maquinaria diseñada para conseguir una regularidad, una continuidad en el comportamiento de la pelota. Sin embargo, conseguir una regularidad parece complicado por su composición; es a base de materia viva y la pelota sufre alteraciones dependiendo de la temperatura, o se comporta de manera distinta según el tipo de frontón.

¿Cómo resolverlo? Adaptándose al frío y al calor. Punpa hace un tipo de pelotas para el invierno y otras para el verano y las hace para dos clases de frontón, la idónea para frontones como el Labrit de Pamplona o para la otra referencia de frontón, el Astelena de Eibar. El objetivo, según Ugarte, es que las pelotas sean exteriormente iguales pero que cambien sus características en función del frontón y la estación.

Conversando con Ander Ugarte, propietario de Punpa, en agosto 2015

One Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *