El cuero de Pakistán
Taller Punpa. Foto: pelotamano.com
Taller Punpa. Foto: pelotamano.com


El cuero de Pakistán

El cuero es el último elemento de elaboración de la pelota y, como el látex y la lana, su calidad influye mucho en el resultado de la misma y en su comportamiento.

Durante mucho tiempo, la piel utilizada para hacer pelotas de jugar a mano era de carnero, cabra, becerro o perro. La de carnero se estropeaba enseguida y la de cabra, la ibérica, era poco resistente; la de perro, en cambio, no se dilataba y era la más agradable para la mano.

Hoy día, sin embargo, se importa la piel de una raza específica de cabra de Pakistán, la más idónea según el fabricante Punpa, proveedor de pelotas para todas las modalidades de juego. Buscábamos una piel que se adaptara a unas características, entre ellas, que fuera densa y fuerte, resistente, porque la ibérica dejaba mucho que desear. La encontramos en Pakistán. Y además que se curtiera siempre de la misma manera.

Según Ander Ugarte, hasta hace unos años, el curtido era salvaje. El antiguo fabricante de cueros, de Logroño, lo hacía como lo hacen los moros. Y, a veces, la piel tenía agujeros, residuos, etc.

 Cuando empecé a trabajar de forma regular con las empresas de pelota, me di cuenta de que tenía que homogeneizar el proceso de confección no sólo del látex y la lana, también del cuero. Le convencí a una persona vinculada al mundo del cuero para iniciar una aventura, la de obtener una piel de cabra que se tratara siempre de la misma manera. La finalidad era que el proceso de confección marcara las pautas para el futuro. Y en ello estamos desde entonces.

El proceso de cubrimiento con cuero es manual; se utiliza una plantilla para dibujar las dos tiras en forma de ocho que recubren la pelota. Una vez recortadas, se ponen a remojo para que la piel sea más elástica. Al secarse, el cuero se contrae y se adhiere a la pelota. Se colocan en ese momento unos clavos para fijar la piel y coserla. El cosido lo hace siempre la misma persona para que en esta parte del proceso haya igualmente las mínimas diferencias.

Una vez cosido el cuero, se ponen las pelotas en una superficie mecanizada a la que se aplica sebo que, al girar, las pule un poco. Cuando acaba este proceso, termina la fabricación de la pelota.

Taller Punpa. Foto: pelotamano.com
Taller Punpa. Foto: pelotamano.com

 

 

One Comment

  1. Dani

    Estimada Isabel, enhorabuena por el blog y por el gran cariño que muestras por la historia. Quisiera preguntarte si en el mundo del deporte, además de la pelota, fuiste surfista en tu adolescencia-juventud. Un saludo y enhorabuena de nuevo por tu trabajo. Un saludo.

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *